Fachadas ventiladas y aislamiento térmico: mitos y realidades

Fachadas ventiladas y aislamiento térmico

Fachadas ventiladas y aislamiento térmico: mitos y realidades

Una de las medidas que más pueden ayudarnos con respecto a la eficiencia energética de los edificios son las instalaciones de aislamiento en las fachadas, que conseguirán resguardar del frío y del calor al interior de las viviendas. Entre los sistemas más eficaces se encuentra el de fachada ventilada, que además aporta un gran aislamiento acústico debido a su estructura. Veamos qué funciones reales tiene en los inmuebles.

Tanto las fachadas ventiladas como los Sistemas de Aislamiento Térmico (SATE) tienen funciones semejantes, pero en las instalaciones que se incluyen una cámara de aire para favorecer la ventilación, además encontramos otras funcionalidades que ayudan a la conservación del edificio: reducen costes y añaden un extra medioambiental. Esto se traduce en una mayor protección ante la aparición de humedades o condensación del aire dentro del edificio y una menor contaminación con respecto a los índices de CO2.

Estas características se producen al facilitar la ventilación de la estructura, ya que la cámara de aire se coloca entre las capas de aislamiento y estas a su vez se instalan tanto pegadas a la fachada exterior como a la interior.

También es cierto que los muros de las fachadas ventiladas son más gruesos, porque llevan en su interior más materiales y una estructura, pero en lo que a funcionalidad se refiere, las características propias de la instalación favorecerán a aumentar el aislamiento si se comparan con los sistemas SATE, en donde los materiales aislantes se encuentran en contacto directo con la fachada.

Aunque el coste económico de las fachadas ventiladas puede ser algo más elevado, siempre es conveniente comparar precios entre las empresas líderes en este tipo de instalaciones, ya que a la larga la eficiencia energética que aportará al hogar contribuirá en la reducción de las facturas tanto en invierno como en verano.

No hay comentarios

Escribe un comentario